Psicología

Afecto, deseo y elección en el amor

[adrotate group=»7″]

El placer y el afecto son dos motores importantes en la experiencia de amar; pero todavía falta un tercer dinamismo, al que llamamos «capacidad de elección». Cuando la persona puede decir: yo elijo o yo quiero, pone de manifiesto esa tercera dimensión de la experiencia de amar.

La madurez de un individuo no es cuestión de «todo o nada». Ciertamente, la experiencia del amor tiene mayor significado cuanto más libre es la persona que la realiza; pero, de hecho, la experiencia de amar es vivida por seres limitados.

Existen personas que experimentan serios bloqueos en su capacidad de placer, y por lo tanto son incapaces de intercambio sexual satisfactorio. Sin embargo, pueden comprometerse afectivamente con alguien y lograr un nivel excepcional de intercambio afectivo.

Por otra parte, se puede vivir una experiencia de amar diferente, en la que la persona ya no es dueña de sí en cuanto entra en la vía del placer. Esa persona es incapaz, por ejemplo, de aplazar el intercambio sexual con alguien, aun siendo consciente de que para esa semejante supone un esfuerzo, o la realización de un gesto que va en contra de sus valores fundamentales en el plano ético. Su falta de madurez ética atrofia su experiencia de amar; pero la falta de control ético no le impide llegar a una gran madurez sexual y afectiva.

Por último, existen personas que pueden haber alcanzado una gran madurez sexual y una gran madurez ética, pero se sienten incapaces de experimentar auténtico afecto. Son incapaces, por ejemplo, de comunicar su mundo interior o de experimentar un sentimiento de ternura hacia otra persona.

En la experiencia del amor, aparecen los tres componentes: el afecto, el placer y la elección. Sus características y la forma en que se desarrollan pueden describirse con estos tres títulos: la expresión «quiero que seas mío« caracteriza el dinamismo del placer; la expresión «es contigo con quien me encuentro a gusto« caracteriza e dinamismo del afecto; la expresión «me abandono a ti« caracteriza el dinamismo de la opción.

Imagen: Flickr-Autor: altamar

Este artículo se publica solo con fines informativos. No puede ni debe sustituir la consulta a un Médico. Le aconsejamos consultar a su Médico de confianza.

Add Comment

Click here to post a comment