El aborto uterino o más comúnmente llamado aborto espontáneo se produce antes de los 20 semanas de gestación del feto y es un hecho que produce la pérdida del embarazo.

fetoscopia1

De los embarazos que se producen al año en el mundo, un 10 y 15 % derivan en aborto espontáneo, determinando que hasta un 40% de los embarazos pueden llevar a este adversidad sin que la mujer se de cuenta aún de que está gestando.

El aborto espontáneo no tiene causas reconocidas por lo que se defiende la idea de que dicho aborto se produce porque el embarazo no se está desarrollando adecuadamente y el cuerpo actúa de esta manera.

Desgraciadamente, ni la mujer, ni el médico y ningún tratamiento puede hacer nada para impedir el aborto espontáneo, pues no depende científicamente de que se produzca o no, es algo totalmente ajeno a la mano del hombre.

El aborto espontáneo o uterino

Como hemos mencionado, no existen causas conocidas que produzcan el aborto espontáneo, pero si factores que influyen a que ocurra este desagradable hecho.

Los problemas de salud de la madre es un factor que influye en el detenimiento del embarazo, como puede ser la diabetes, problemas hormonales, infecciones y otras enfermedades autoinmunes, que por supuesto aumentan el riesgo del embarazo en el primer trimestre.

Otro factor puede deberse al denominado cigoto detenido, pues constituye un cigoto que no contiene feto alguno, que está totalmente vacio, ya que el embrión no se generó o dejó de desarrollarse muy temprano.

El 50% de los embarazos espontáneos se producen durante el primer trimestre de embarazo y es donde se pueden originar problemas cromosómicos, como la llamada anomalía cromosómica del feto.

También es de interés mencionar, que el estilo de vida que lleven las madres puede ser un factor que altere la gestación del embrión, como puede ser el fumar o el beber alcohol.

Los síntomas que delatan un aborto uterino, son:

  • Dolores menstruales.
  • Dolores abdominales.
  • Sangrado vaginal.

Es muy importante que si se manifiestan estos síntomas durante el primer trimestre, se acudan a un especialista que verifique realmente que se está produciendo un aborto espontáneo en la mujer, pues a veces muchas mujeres durante el primero periodo de gestación también pueden presentar un cierto sangrado vaginal como si de la menstruación se tratase.

Después de haber pasado un aborto espontáneo, la mujer debe guardar reposo y mucha tranquilidad, no existe ningun tratamiento pues el útero hace todo el trabajo de vaciar completamente el interior de la mujer a través del sangrado y por ello este fase debe llevarse de la mejor manera posible y con la compaía de la pareja o familia.